Una sencilla introducción al complejo mundo del QA

/ / Quality

Son muchas las veces que nos topamos con amigos, familiares e incluso clientes, los cuales no entienden a qué nos dedicamos o cual es nuestro objetivo final en este mundo del QA (Quality Assurance). La mayoría de las veces nos relacionan con crear y desarrollar algún tipo de producto de software, sin llegar a entender que el QA sirve de apoyo para garantizar que el producto final de las startups, empresas desarrolladoras o aceleradoras, está libre de errores o “bugs” que es el termino más común dentro del mundo del software. Sin entrar en lenguaje muy técnico explicaré a lo que se dedica un QA para que sea entendible para cualquier persona.

En los últimos años, estamos viviendo una increíble expansión de la tecnología en todos los ámbitos posibles, ya sean sectores, procesos o sistemas. Gracias a ello, los usuarios y las empresas están digitalizándose a través del uso de software, debido a los miles de beneficios que esto les genera. Cada día surgen nuevas startups y aceleradoras, se desarrollan nuevos tipos de software (aplicaciones móviles, e-commerce, software para sectores/empresas…) y se descubren nuevas formas de automatizar procesos gracias a la tecnología. Detrás de toda innovación hay equipos expertos de desarrollo, que trabajan con distintas metodologías como DevOps o Agile, los cuales hacen que todo esto sea posible.

Sin embargo, es muy difícil desarrollar software que funcione a la perfección, ya que los desarrolladores y programadores trabajan bajo tiempos muy justos debido a la fuerte competencia que hay actualmente en este mundo, reduciéndose los tiempos de producción de años/meses a prácticamente días. Nosotros como expertos en QA nos encargamos de adelantarnos a los futuros problemas, errores o riesgos que puedan surgir una vez se haya lanzado la aplicación. La experiencia del usuario (UX) es el factor más importante que considera un QA, teniendo que asumir el rol de usuario y pensar en las distintas formas en las que este interactúa, y de esta forma poder analizar las respuestas del software a comportamientos “menos lógicos” que estos pueden tener, ya que la visión de un programador es lo más lógica posible.

Un QA acompaña a los desarrolladores en las distintas fases del proyecto, realizando pruebas y controles al producto basándonos en distintos escenarios y viendo que se cumplen los requisitos establecidos en cuando a usabilidad, rendimiento o capacidad, al igual que la escalabilidad o seguridad del software y demás factores a considerar. Tenemos que ir siempre un paso por delante para poder prevenir o detectar futuros fallos, ya que lanzar una aplicación con errores perjudica la experiencia del usuario y puede provocar unos costes enormes e irrecuperables, ya que se pierden clientes, tiempo e imagen de marca.

Las empresas que invierten en una buena estrategia de QA son las que tienen mayor éxito y retorno de la inversión, ya que aumenta el valor del producto y garantiza una experiencia óptima del usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *